Tarjetas de pvc personalizadas

tarjetas de visita pvc

No todas las tarjetas de visita tienen que ser de papel, aunque obviamente siempre será la opción más barata. Las tarjetas de visita de pvc cada vez son más demandadas, y por eso tampoco tienen un precio excesivo, seguro que te resultarán más baratas que las tarjetas de madera o las tarjetas metálicas, por ejemplo. Y ya no solo por el coste del material, sino porque existen otro tipo de tarjetas de pvc que no son tarjetas de visita pero en forma y tamaño son muy similares, como las tarjetas de socio de un gimnasio o videoclub, las tarjetas de descuento de un supermercado o de una perfumería, etc., de manera que cuando un producto es más vendido también los sistemas de fabricación están más estandarizados y los costes de fabricación se reducen.

Lo bueno de las tarjetas de pvc es que no se doblan tan fácilmente como las tarjetas de visita de papel, si se ensucian se pueden limpiar y si se mojan no se estropean. De esta manera te aseguras que a la tarjeta de pvc no le ocurran estos accidentes que podrían hacer que una tarjeta de papel terminara en la papelera.

Como siempre, todo dependerá de la estrategia que quieras llevar a cabo. Si estás empezando tu negocio, quizá te interesa disponer de cuantas más unidades mejor, aunque sean básicas y de papel, pero que sean baratas, para que puedas darlas a muchas personas y dar a conocer tu empresa. Sin embargo, si tu negocio ya está un poco rodado, es posible que te interese seleccionar más a qué clientes quieres dar tus tarjetas de visita y que realmente cuenten con ellas, y prefieres hacer tarjetas de pvc más resistentes y duraderas aunque sean más caras, porque te compense hacer menos unidades pero mejores. Por eso, o porque por ejemplo tus clientes trabajen en entornos donde sea fácil que la tarjeta se ensucie o se moje, y donde creas que tu tarjeta de pvc va a ser una opción más segura.

Las tarjetas de pvc pueden ser transparentes, como el ejemplo de la imagen, pero también de color. De igual forma, se le pueden aplicar algunos elementos de color sobre la tarjeta transparente. Puedes añadir imágenes y texto al diseño como lo harías con una tarjeta de visita convencional. Pero ten en cuenta que una cosa es la tarjeta de base, que contiene el color en el propio material, y otra el color que se le pueda aplicar encima, que obviamente no quedará tan integrado en la tarjeta de visita como cuando es de papel, por lo que al tiempo ese color (que esta aplicado encima) puede saltar o rallarse. Por lo que yo te sugiero que si te decides por hacer tarjetas de plástico no hagas un diseño con exceso de elementos gráficos ni textos, así tendrás unas tarjetas de visita elegantes y mantendrán su aspecto inicial por más tiempo.

En resumen, repasemos los pros y contras de las tarjetas de pvc vs las tarjetas de papel a la hora de elegir y elaborar tus tarjetas de visita.

  • Ventajas: No se doblan, no se ensucian, no se mojan, son más resistentes, más duraderas y algo diferentes, el cliente puede tener algunas pero la mayoría que tendrá serán de papel.
  • Inconvenientes: Son más caras y puede saltar el color que se haya aplicado encima para imágenes o textos. Para mi gusto las de papel dan más juego a la hora de realizar diseños más trabajados.

Como ves, tipos de tarjetas de visita hay muchos y todas las opciones son válidas. Se trata de saber decidir qué tipo de tarjeta de visita le conviene más a tu negocio en este momento y por qué.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*