Tarjetas de visita: cómo entregarlas y recibirlas

tarjetas de visita manos

Las tarjetas de visita son nuestro recurso para que otra persona pueda recurrir a nosotros cuando no estamos presentes, ya sea a nivel personal o profesional, por eso es imprescindible incluir en ellas todos los datos de contacto mediante los cuales van a poder localizarnos y, si es preciso, nuestro cargo en la empresa.

También pueden ser una herramienta de marketing, por eso hago mucho énfasis sobre esta función en la categoría tarjetas de visita originales, ya que éstas pueden causar un mayor impacto en el cliente.

Las tarjetas de visita nos representan

Pero las tarjetas de visita también pueden entenderse como un reflejo de nuestra imagen. Y este es el tema en el que me quiero centrar hoy.

Por eso es importante que antes de hacer nuestras tarjetas de visita pensemos bien qué imagen queremos transmitir. Si queremos entregar unas tarjetas de visita elegantes como sinónimo de excelencia y seriedad o preferimos unas tarjetas de visita modernas que muestren innovación y creatividad, por ejemplo.

Es imprescindible que nuestras tarjetas de visita estén impecables, para dejar una tarjeta sucia, rota o con tachones, es mejor que no la demos y le digamos al cliente que ya se la entregaremos en la siguiente visita. Ya que causar una mala impresión es lo peor que podemos hacer, ¿qué clase de imagen profesional se puede llevar el cliente de nosotros? Más vale no dejar lugar a la duda.

De la misma manera, tampoco entregaría una tarjeta de visita con datos incorrectos o desfasados, por ejemplo con un número de teléfono antiguo, ni escribiría sobre ella el nuevo. Vamos a tener más oportunidades para dársela, sin embargo nunca tendremos una segunda oportunidad para causar una primera impresión. Y más vale que la primera no sea negativa.

Y tan importante es el correcto estado de la tarjeta en sí, como la imagen que podamos transmitir al entregar o recibir la tarjeta de visita.

Cómo entregar las tarjetas de visita

Lo primero que vamos a tratar es cuándo entregarla. Generalmente, suele hacerse al incio de la reunión, aunque también puede hacerse cuando ésta finalice.

En una reunión profesional suele darse al comenzarla, y en una reunión social es más común entregarla al despedirse.

Yo recomiendo entregar las tarjetas de visita al principio porque nos puede aportar una serie de ventajas:

  • Mostrar una imagen profesional.
  • Ver cómo la recibe y qué hace con ella nos puede dar algo de información de su interés o desinterés antes de empezar la reunión.
  • Nos permite pedirle una suya y antes de nada poder preguntarle cómo le va mejor que le contactemos para proponer futuras visitas.
  • Si disponemos de la suya, la tendremos a mano durante toda la visita por si en algún momento olvidamos su nombre o su cargo, etc.
  • No corremos tanto el riesgo de que se nos olvide dársela, y si se nos olvida siempre tendremos la oportunidad de entregársela al finalizar la reunión.
  • Nos puede ayudar a presentarnos con un apoyo de comunicación visual, para que se le quede mejor nuestro nombre y cargo, así como el logo de la empresa o la imagen que queramos transmitirle y que retenga en su mente, y para mostrarle todas las maneras mediante las cuales puede contactarnos.

De todas formas, si elegimos entregarla al final, lo haremos en el momento de la despedida y servirá para indicarle que es una forma de que nos podamos mantener en contacto a partir de ese momento.

En algunos países orientales lo correcto es entregarla con las dos manos. En otros países en los que lo común es entregar las tarjetas de visita con una mano, es recomendable entregarlas cogiéndolas por la esquina superior izquierda para no tapar los datos que se incluyen en ellas, y con la orientación correcta, para que los clientes puedan apreciar de un vistazo la imagen de todos los datos y elementos que contiene la tarjeta.

tarjetas de visita manos

Es conveniente que cuando entregues tus tarjetas de visita a los clientes, siempre les preguntes si ellos pueden facilitarte una suya también, como muestra de atención e interés por tu parte.

Cómo recibir las tarjetas de visita

En los países orientales, igual que se espera que se entreguen con las dos manos, es lo correcto recibirlas también con las dos manos. En estos países no suele estar bien visto que escribas sobre la tarjeta ni que la guardes en el bolsillo.

Cuando te entreguen una tarjeta de visita, es un detalle de cortesía por tu parte que la leas o al menos la mires, demostrando interés por esa persona o profesional, y que la guardes correctamente en algún lugar como tu agenda, cartera o tarjetero.

 

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*